Big Data

Revolución, cambio de era, transformación del orden mundial… Los expertos agotan las expresiones al intentar describir el impacto disruptivo del Big Data. La capacidad de basar las decisiones en el análisis de datos masivos abre la puerta a enormes oportunidades que ya se están aprovechando en diversos sectores. Aquellos que en lugar de adjetivos buscan cifras predicen que los beneficios del Big Data superarán en 2020 los 200.000 millones de dólares.

Los volúmenes de datos actuales han sobrepasado las capacidades de las herramientas y sistemas tradicionales. Cada usuario de Internet deja a su paso información de gran valor. Su actividad en las redes sociales, su consumo multimedia o sus compras electrónicas producen a diario grandes cantidades de datos susceptibles de ser aprovechadas. Las empresas, por su parte, recopilan cada vez más información en sus sistemas de logística, gestión de clientes, producción o facturación. A esto debemos añadir los datos generados por las máquinas, cuya dimensión aumenta con el ascenso del Internet of Things. Al reto de sacar provecho de toda esa información se enfrenta el Big Data.

Beneficios del Big Data

Aplicaciones biomédicas, cambios en la gestión energética, avances en las smart cities, transformación los indicadores financieros, mejoras en los sistemas logísticos… Son muchas las áreas que están aprovechando las oportunidades que ofrece el Big Data.

Los beneficios del Big Data son tan variados como los proyectos en los que se aplica. Existen, sin embargo, una serie de ventajas competitivas generales, entre las que destacamos:

  • Mejora de la gestión: Un buen sistema de Big Data pone información relevante en manos de todos los actores capaces de crear valor con ella. La gestión de los datos masivos permite basar las decisiones en fundamentos sólidos, descubrir nuevas oportunidades y reducir los riegos.
  • Aumento de los beneficios: El Big Data ofrece a las empresas la posibilidad de adaptarse en tiempo real a las necesidades del mercado. El análisis de macrodatos permite maximizar los beneficios utilizando la respuesta de los consumidores para ajustar los precios, las ofertas o las campañas de marketing.
  • Reducción de costes: La capacidad de responder de inmediato a las demandas del mercado incide también en la reducción de costes. Gracias al Big Data es posible reducir los tiempos de desarrollo o ajustar los inventarios en tiempo real.
  • Mayor satisfacción de los clientes: Las empresas tienen la posibilidad de conocer mejor que nunca a sus clientes. De cada uno de ellos pueden saber su edad, sexo, localización geográfica, estado civil, profesión, capacidad adquisitiva o cualquier otro dato que ayude a realizar una correcta segmentación. Cuentan también con información sobre sus gustos, hábitos o preferencias para personalizar su oferta o realizar recomendaciones con mayor precisión. Además de reportar beneficios a corto plazo, el conocimiento de los clientes refuerza las relaciones de fidelización a medio y largo plazo.
El Big Data ofrece a las empresas la posibilidad de adaptarse en tiempo real a las necesidades del mercado

Los desafíos de las 3 V’s

Las llamadas 3 V’s del Big Data –Volumen, Velocidad y Variedad– aumentan a ritmo exponencial. Este crecimiento abre las puertas a enormes oportunidades, pero también a importantes desafíos.

En 3.14 diseñamos soluciones a medida de cada proyecto, aprovechando el potencial de las tecnologías más avanzadas. Orquestando, según las necesidades, sistemas de data curation , analyticsdata integrationdata wranglingmachine learning  o data mining es posible aprovechar al máximo el valor del Big Data y afrontar los retos de las 3 V’s.

  • Volumen: La mayoría de las empresas solo son capaces de aprovechar una mínima parte de la información que recopilan. El Dark Data, la información almacenada pero no analizada, supera el 80% del total del Big Data. La aplicación de soluciones de data curation o data mining nos permiten descubrir qué información valiosa se esconde entre esos datos oscuros y qué indicadores debemos priorizar para la consecución de nuestros objetivos.
  • Velocidad: Los datos se modifican y se transmiten cada vez más rápido. Un buen sistema de Big Data debe, por lo tanto, ser capaz de adaptarse a esos cambios en tiempo real. Del mismo modo, resulta clave detectar, a través de la curación de datos, la obsolescencia de algunas mediciones y la aparición de nuevos indicadores.
  • Variedad: Teniendo en cuenta que el propio nombre de Big Data hace referencia al tamaño, no resulta extraño que el Volumen centre la mayor parte de las conversaciones sobre datos. La Variedad, sin embargo, supone un desafío tan o más grande. Para aprovechar el potencial del Big Data resulta imprescindible integrar datos de muy diversos tipos, estructurados y no estructurados, provenientes de diferentes fuentes.
El Dark Data, la información almacenada pero no analizada, supera el 80% del total del Big Data.

El volumen, la velocidad y la variedad de los datos van a continuar creciendo. Ante este panorama, resulta indispensable dotarse de los sistemas más adecuados para extraer el máximo valor de esos datos.