¿Qué es un sistema de RPA inteligente y qué puede hacer por mi negocio?

15 de Enero de 2018

Los sistemas de Robotic Process Automation (RPA) se han definido tradicionalmente como aquellos capaces de liberarnos de las tareas más repetitivas en el uso de aplicaciones o programas informáticos. Hoy en día quizás debamos ampliar esta definición, ya que la posibilidad de combinar esta tecnología con soluciones de Inteligencia Artificial está abriendo las puertas a nuevas e importantes oportunidades de negocio. Los llamados sistemas de RPA inteligentes van más allá de la imitación de acciones repetitivas, siendo capaces también de aprender y tomar decisiones.

Son todavía muchas las personas que dedican buena parte de sus jornadas laborales a realizar tareas monótonas delante de un ordenador. Pensemos, por ejemplo, en un departamento de Compras en el que sus trabajadores repiten innumerables veces acciones como loguearse y desloguearse, añadir productos a una cesta, introducir datos en formularios o clicar en el botón de Aceptar. Un sistema de Robotic Process Automation es capaz de imitar todas estas acciones que se realizan con un teclado o un ratón, transformando un flujo de trabajo manual en uno automático.

Esta simple automatización del proceso de compra puede conseguir un gran impacto en la productividad de la empresa. El sistema de RPA no tiene las limitaciones de una jornada laboral. Puede estar funcionando 24 horas al día, sin necesidad de pausas ni descansos, y se puede adaptar fácilmente a posibles aumentos o reducciones en el volumen de trabajo. La automatización garantiza también que el proceso se realice de forma rápida y precisa, sin los errores inherentes de toda acción manual. A todo esto hay que añadir la que es, probablemente, la principal ventaja de los sistemas de Robotic Process Automation: otorgan a los trabajadores la oportunidad de abandonar tareas rutinarias para poder dedicarse a funciones en las que pueden aportar mayor valor añadido.

Combinado con algoritmos de Inteligencia Artificial, un sistema de Robotic Process Automation puede aprender o tomar decisiones.

Estos beneficios pueden aún ser mucho mayores si la empresa apuesta por un sistema de RPA inteligente. Tradicionalmente, siempre se ha entendido que los sistemas de RPA son tontos. Es decir, que son capaces de realizar todo tipo de acciones, fáciles o complejas, pero siempre repitiendo al pie de la letra un proceso que les han enseñado. Sin embargo, combinado con algoritmos de Inteligencia Artificial, un sistema de Robotic Process Automation puede también aprender o tomar decisiones.

Siguiendo con nuestro ejemplo, una solución de RPA inteligente no solo será capaz de reproducir el proceso de compra, sino también de actuar de forma diferente ante las diferentes situaciones. Si un producto está rebajado, el sistema entenderá que es el momento de adquirir más unidades. Si, por el contrario, sube de precio, el sistema valorará si es posible esperar para realizar la compra. Si un artículo se agota, el sistema intentará detectar otro equivalente.

La unión de RPA e Inteligencia Artificial, definida por algunos expertos como “la última frontera de la productividad”, abre las puertas a numerosas oportunidades de negocio que en muchos casos aún se están empezando a explorar. Nuestro ejemplo de automatización del flujo de compra es aplicable a cualquier otro proceso en el que se estén repitiendo manualmente tareas como copiar y pegar textos, introducir datos, mover carpetas, cubrir formularios o clicar botones, entre muchas otras.

La unión de RPA e Inteligencia Artificial, definida por algunos expertos como “la última frontera de la productividad”, abre las puertas a numerosas oportunidades de negocio.

Cuanto más complejo y variable sea el proceso, más posibilidades existen para aplicar sistemas inteligentes. Si dotamos un sistema de Robotic Process Automation con visión artificial, este podrá, por ejemplo, reconocer los nuevos elementos que aparecen en una web. Si aplicamos Natural Language Processing podremos automatizar procesos de recuperación de información. En cualquier caso, por muy inteligentes que sean, los sistemas de RPA están muy lejos de sustituir a los humanos. Lo que consiguen es aumentar la productividad y eficiencia de las empresas y ofrecer a las personas la oportunidad de dejar de trabajar como robots.